Mi camino profesional


P1060249

 

Estudié dos carreras universitarias que estaban bien pero que realmente no me entusiasmaban, Economía y Administración y Dirección de Empresas,  pero claro, cómo me iba a dedicar a algo que me gustara, “el trabajo no se disfruta, uno se tiene que ganar el pan con el sudor de su frente”. Ni si me pasó por la cabeza  estudiar arte o humanidades (que era lo que verdaderamente me atraía entonces) “porque eso no tiene ninguna salida”. Ahora ya no pienso lo mismo:

 

Uno florece donde está su pasión

 

En fin, que en el camino he tenido que desprenderme de muchas capas de creencias limitantes.

Volviendo al tema, tomé la decisión que en ese momento creí más acertada. Le puse la mejor intención y me esforcé por amarlo. Tras el noviazgo universitario viví un matrimonio de 13 años con la banca, con sus momentos de flores y lágrimas. Aquí empezó a surgir mi voluntad de servicio y asesoramiento al cliente. El trabajar cara al público y sobre todo con dinero por en medio es una escuela de psicología fantástica, puedes ver de cerca las bondades y miserias de las personas,  que depositan más o menos su confianza en ti, y te enteras demasiadas veces de mucho más de lo que desearías.

En la banca te haces una idea bastante clara de los entresijos de la economía y la psicología humana. Conocí a personas muy diversas, grandes y pequeños empresarios de diferentes sectores, profesionales libres, funcionarios, jubilados, parejas que venían a pedir una hipoteca, se casaban, tenían hijos y se divorciaban…, y tú siempre estabas ahí guardando sus secretos con celo.

Aquí el estrés hizo añicos mi cerebro chamuscado y sobrecargado por tanta información, pero seguí estoicamente intentando estar fuerte en aquella vorágine de urgencias, exigencias y malos humos (especialmente después de explotar la crisis).

 

Cuando empecé a descubrir quién era yo realmente, me di cuenta de que lo que más me estaba alterando era que en ese entorno no sentía que pudiera ser yo misma y reconocí que podría servir a los demás muchísimo mejor por mi cuenta, siguiendo mis propios criterios y mis propias decisiones.  Y dicho y hecho, las circunstancias de la vida me dieron esa oportunidad. (No estoy recomendado a nadie el trabajar por cuenta propia en lugar de trabajar para otros, esto por supuesto depende mucho de cada persona).

Me dediqué por completo a la búsqueda interior, reabrí mis heridas del pasado para poder observarlas desde un nuevo punto de vista, de mi yo de ahora y encontré lo que cada vivencia me había estado enseñando y como todo aquello que había estado ignorando se había ido repitiendo en diferentes situaciones y con diferentes caras.

Me utilicé como conejillo de Indias para experimentar todas las herramientas y enseñanzas que empecé a recoger como la meditación, el yoga, el chi kung, el reiki, el Coaching, la PNL y la Inteligencia Emocional entre otros muchos más. Uno no puede enseñar algo que no haya experimentado antes en sí mismo.

Me di cuenta de la importancia del trabajo energético para encontrar el equilibrio en la vida y para atraer lo que deseas. Me fascina el inmenso poder del inconsciente y he explorado y sigo estudiando maneras de acceder a él porque ahí se encuentran muchas respuestas que estamos buscando.

10247498_734302176591913_1043986012321595811_n

 

 

En mi trabajo combino técnicas orientales con herramientas occidentales modernas como la psicología y el Coaching. Como occidental que soy me ayuda tener ambas influencias, aunque mi referencia última siempre será mi maestra interior.

Este camino no tiene fin, y sigo aprendiendo y disfrutando cada día, abriendo mi consciencia y tratando de vivir una vida óptima.

 

 

 

 

10340173_733744103314387_5540072795633767407_n

10341711_734301689925295_6888586281593323478_n

 

 

 

Actualmente me dedico al Coaching Energético, soy Maestra de Reiki Japonés y terapeuta, e imparto cursos y talleres sobre temas de crecimiento personal y espiritual.

Sin dejar de lado otra de mis pasiones que es la pintura.

 

 

 

 

 

 

 

 

Bueno ya está bien de hablar de mí, ahora te toca a ti:

¿Has hecho algún cambio importante en tu vida?

¿o lo estás intentando pero hay algo que te está frenando?

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *