Siempre va bien recordarse lo beneficioso que es meditar. La noticia de los 12 niños que han sido rescatados de una cueva en Tailandia es un buen recordatorio de ello. Estos niños sobrevivieron a dos semanas en condiciones muy difíciles, sin comida ni apenas aire que respirar, gracias a las técnicas de meditación que les enseñó su entrenador.

Si la meditación puede ayudarnos a mantener la calma y superar circunstancias de vida o muerte, ¿cómo puede ayudarnos con nuestras dificultades del día a día?