Me llegan muchas consultas de personas preocupadas por protegerse de la energía negativa de otros. Al respecto de ésto ya he compartido en otros posts, cómo protegerme de vampiros energéticos y cómo proteger mi energía. Pero me he dado cuenta que no había hablado todavía del mejor escudo de protección que conozco, la compasión.

Es un tema que me apasiona tanto que he empezado a escribir y me ha quedado un post tan largo que he tenido que dividirlo en 4, Así que aquí tienes la primera parte en la vamos a ver los beneficios de cultivar tu compasión.

 

 

Los beneficios de ser compasivo

La compasión no es algo sólamente altruista, para beneficiar a los demás. Puede ser también muy egoísta (pero hablamos del egoísmo del bueno, del autocuidado). Ser compasivo está muy bien pagado.

La compasión es una forma muy elevada de la energía de amor. Vibra en una frecuencia muy alta y es sanadora tanto para el que la emite como para el que la recibe. Cultivar la compasión nos permite:

  • mejorar nuestras relaciones
  • sanar nuestras propias heridas
  • aprender la lección sin tener que experimentarla en nuestras propias carnes
  • protegernos ante las energías de baja vibración o los ataques energéticos

 

Mejorar nuestras relaciones

Nos permite conectarnos con los demás. La energía de compasión es lo contrario a la energía de separación, de crítica e incomprensión. La compasión es algo que nos acerca. Nos ayuda a comprender el proceso que está pasando la otra persona, nos muestra su dolor y cómo intenta deshacerse de él. Aún cuando en ese intento, escupa su veneno sobre los demás, incluído tú.

 

Sanar nuestras propias heridas

La compasión es energía de unidad. Te permite ver tu propio dolor reflejado en el otro, aunque la forma que tome en él sea totalmente distinta. Puedes ver la humanidad en esa forma concreta. Eso mismo que también se manifiesta a través de ti. Es algo que tenéis en común.

Si conectar con otro te duele, te baja la vibración, te pone de mal humor o te deja por los suelos, observa qué es lo que se ha activado en ti, qué sientes, Porque lo que sientes no lo ha provocado realmente la otra persona, ya estaba latente en ti. Hay algo en ti que ya estaba vibrando en la misma frecuencia. Gracias al otro, que sólo ha hecho de alarma, has podido detectar esa energía densa, ese bloqueo, esa herida pendiente de sanar, Y entonces es cuando puedes hacer algo al respecto.

 

Aprender la lección sin tener que experimentarla en nuestras propias carnes

Desde la compasión te abres a aprender de la experiencia del otro, sin necesidad de vivenciarla tú mismo. Cada persona que nos encontramos en nuestro camino puede ser un maestro. También lo son esos que pensamos que son débiles, ignorantes o que no tienen nada que ofrecernos.

Cuando conecto desde la compasión, por ejemplo con personas que están en un proceso de una enfermedad como el cáncer, no dejo de admirar su fortaleza. Me impresiona esa dignidad, esas ganas de vivir y el amor tan intenso que reflejan sus ojos por la vida y por sus seres queridos. Siguen emanando esa intensa luz hasta en los momentos más duros, en los que el dolor es insoportable, su cuerpo se debilita, y ya no pueden esconder que son niños asustados. Incluso en el momento en el que tiran la toalla y se entregan sin miedo a la muerte, para descansar del sufrimiento. En ese proceso ves como sus egos se debilitan y cada vez aparece más su verdadero ser. No puedo más que reverenciar a estos grandes seres, que han venido a enseñarnos tanto desde su experiencia.

Pero no sólo estos casos más extremos son dignos de compasión.Todas las personas son merecedoras de ella, y tienen mucho que enseñarnos. Por eso es un gran honor para mí trabajar con mis clientes. Todos ellos son grandes maestros que al abrirse ante mí, me enseñan tanto, permitiéndome acompañarles en sus procesos de sanación y despertar,

Déjate sorprender por los múltiples disfraces tras los que tu maestro interior se oculta en el mundo exterior. Descubre ese guiño y deja que esas enseñanzas enriquezcan y guíen tu vida.

 

Protegernos ante las energías de baja vibración o los ataques energéticos

Al tratarse de una energía de tan alta vibración y estar en la frecuencia del amor, nos protege de las energías de baja vibración. También nos protege de los intentos de otros de hacernos daño. Cuando lo hacen a través de ataques psíquicos, tanto si lo hacen conscientemente como si no. Nos disparan palabras o pensamientos envenados, casi siempre desde su propio dolor o miedo. Esto lo veremos con más detalle en la parte 3.

En el próximo artículo vamos a ver cómo activar en nosotros la energía de compasión.

Si te ha gustado este artículo, dale al me gusta y compártelo para que llegue a más gente.Y no olvides suscribirte para no perderte nada. Al final tienes un enlace para hacerlo. Además te llevas un regalo muy especial.

Como siempre, tus dudas, reflexiones y experiencias nos enriquecen a todos. Así que si te sientes inspirado a hacerlo, ahora es el momento, en los comentarios tienes tu espacio.

Nos vemos en la siguiente entrega. ¡Hasta muy pronto!

¡Un gran abrazo!

Raquel

 

DESCÁRGATE GRATIS MI PROGRAMA

"Las 5 claves para conectarte con tu INTUICIÓN"

Suscríbete a nuestro boletín sobre crecimiento transpersonal/ creación de realidad  y consigue acceso inmediato a este programa gratuito.

Nos tomamos tu privacidad muy seriamente. No hacemos spam.  Aquí tienes nuestra política de privacidad.

Debes aceptar la política de privacidad para continuar. En Felicidad Incondicional todos tus datos son 100% confidenciales. Te informo que los datos de carácter personal (nombre, email y otros datos que añadas)  que me proporciones rellenando este formulario serán tratados por mí, Raquel Morales Borrego, como responsable de esta web, con cuidado y responsabilidad. La finalidad de la recogida y tratamiento de los datos personales que te solicito es para gestionar el alta a esta suscripción y enviarte mis publicaciones, promociones de productos y/o servicios y recursos exclusivos. El hecho de que no introduzcas los datos que aparecen en el formulario hará que no puedas suscribirte a Felicidad Incondicional y recibir el recurso gratuito que ofrezco. Para tu información los datos que me facilitas estarán ubicados en los servidores de MailerLite (proveedor de email marketing de Felicidad Incondicional) en la U.E. Estate tranquilo porque podrás ejercer tus derechos de acceso, rectificación, limitación y eliminación de los datos que me has dado dirigiendo tu petición a  raquelmorales@felicidadincondicional.com. Puedes consultar la información adicional y detallada sobre protección de datos en mi página web.