¡Ya ha llegado la nueva entrega recién salida del horno!

En el anterior post, nuestro amigo Enric nos preguntaba cómo podía protegerse para que no le afectaran los estados de ánimo negativos de otras personas, vimos qué son los vampiros energéticos y cómo podíamos protegernos según el tipo de vampiro con el que nos topábamos.

Lo prometido es deuda, aquí tenéis ¿Cómo puedo protegerme de los vampiros energéticos?Parte 2

Hoy veremos:

  • cómo funciona esto de que te quiten energía,
  • cómo puedes evitarlo,
  • por qué hay personas más vulnerables y
  • por qué no es necesario quitarnos energía entre nosotros.

Empezaremos por el principio…Una pregunta básica:

¿Qué es Energía?¿Y tú me lo preguntas? Energía eres tú

Como buenos seres racionales en general solo creemos en lo que podemos ver y tocar,  o …al menos que haya sido demostrado por la ciencia. Y resulta que la ciencia ya nos ha confirmado que hay una inmensa parte de la realidad que no podemos percibir con nuestros sentidos. Por ejemplo, nuestro ojo no capta todo aquello de tamaño microscópico, y aún menos a nivel átomo, pero como los científicos nos hablan de microorganismos como virus y bacterias, de células, moléculas, átomos… e incluso nos han mostrado fotos, entonces será verdad …Amén.

Todo es energía

Para muchos cuando nos hablan de energía lo primero que nos viene a la cabeza es la temida factura de la luz, pero energía es mucho más. Actualmente disponemos de numerosos estudios científicos que demuestran que todo es energía (nosotros mismos, nuestro cuerpo, nuestros pensamientos y todo lo que nos rodea), así que este tema está empezando a dejar de ser considerado algo esotérico en nuestra cultura occidental, si bien en Oriente desde hace miles de años que se ha visto de lo más normal.

En contra de lo que nuestros sentidos nos hacen percibir, resulta que nada es realmente lo que parece,

todo es energía vibrando a diferentes frecuencias

y creando la ilusión de que esto de aquí es mi mano, y eso otro es una cafetera. Todo es vacío, y por mucho que te duela el golpe que te diste con esa mesa, ella también está hueca y no ha sido más que un simple choque de partículas de energía moviéndose a distintas velocidades.

Así que vivimos en la ilusión de la materia,  nuestro sentidos captan las diferentes vibraciones y nuestro cerebro, que funciona como una antena receptora, las interpreta y les da forma para que las comprendamos.

Si no fuera por estos filtros probablemente veríamos la realidad como una cosa así…¿te imaginas?

ž Hemos dicho que todo es energía vibrando a diferentes frecuencias o velocidades, ¿eso qué significa? Que según la velocidad a la que se muevan las partículas la energía se materializa de forma más o menos densa. frecuencia

 

Un buen ejemplo sería el agua: cuando le aplicamos frío y se congela, se vuelve sólida (muy densa) y las partículas vibran a una frecuencia muy baja, mientras que si le aplicamos calor empieza a deshacerse y volver a estado líquido mientras las partículas cada vez se mueven más rápido y si seguimos aplicándole calor puede llegar a entrar en ebullición convirtiéndose en vapor (un estado mucho más sutil).

 

Mi cuerpo es energía

Si todo es energía, entonces nuestro cuerpo también será energía. Y es que las células de cada órgano vibran a diferentes frecuencias según sus diferentes funciones. En la medicina china asocian a cada órgano una frecuencia determinada en forma de un color o un sonido determinado.

Mis pensamientos son energía

Nuestros pensamientos aunque no los vemos ni tocamos, también son energía y a pesar de ser energía muy sutil también tienen diferentes frecuencias.

  • Así hay pensamientos más densos en los que tenemos un nivel de conciencia más bien bajita. Son esos pensamientos negativos, pesimistas, desde los que sólo podemos ver las cosas desde un punto de vista, estamos en modo supervivencia y vibramos en la frecuencia del miedo.
  • Por lo contrario nuestros pensamientos más sutiles corresponden a un nivel de conciencia más alta, son pensamientos positivos, optimistas, nos permiten ver las cosas desde una perspectiva más amplia, somos más resolutivos, comprendemos conceptos más abstractos y vibramos en la frecuencia del amor.

 

Mis emociones también son energía

Nuestras emociones también son energía, y hay emociones más densas que podríamos englobar en miedo, tristeza e ira y emociones más sutiles como el amor y la alegría.

 

¿En qué frecuencia estás?

Y para complicarlo un poco más, cada uno de nosotros somos la suma de estas frecuencias, que a su vez están interconectadas, influyéndose entre ellas.

La frecuencia media de la persona es la suma de las frecuencias medias de su cuerpo, sus pensamientos y sus emociones.

Y además dentro de la frecuencia media de la persona hay una parte fija y otra variable:

  • la parte fija sería la esencia de la persona, esa luz única con la que cada uno de nosotros brillamos en el mundo, quien realmente somos. Es la parte de nosotros que vibra a una frecuencia más elevada. Esta parte suele estar oculta.
  • la parte variable es la que nos indica cómo de cerca o lejos estamos de nuestra esencia. Ésta es la parte que mostramos y con la que interactuamos con el mundo. Y ésta depende de cómo de constante se mantiene la persona en las vibraciones más alta o más bajas. Me explico…

No siempre estamos vibrando a la misma frecuencia, ¿verdad que no siempre nos encontramos igual?

A veces tenemos días buenos en los que tenemos mucha vitalidad, la gente es amable y todo nos sale redondo. Mientras que otros días nos encontramos cansados, de mal humor, no damos pie con bola, todo nos molesta y parece que el mundo conspira en nuestra contra.

La frecuencia media de la persona depende de la vibración que se mantiene más constante

Por eso hay personas que suelen tener más días buenos y para otras casi todos los días son malos. No es que las primeras tengan más suerte, sino que son capaces de recuperarse más rápido de los problemas. La vida también les da golpes, se tropiezan y se caen, pero no se quedan tirados en el suelo llorando y preguntándose “¿por qué a mi?” y esperando que alguien les rescate. Se levantan rápido, aprenden lo que esa zancadilla de la vida les ha enseñado y se quedan con lo positivo.

Entonces ¿cómo funciona esto de que te quiten energía?

žCuando dos energías con diferente frecuencia se encuentran pueden pasar dos cosas:

  • Que tiendan a armonizarse
  • Que directamente se repelan

 

Imaginemos que estamos hablando de dos individuos con dos frecuencias medias muy diferentes, uno que está de muy buen rollo (le llamaremos A) y el otro que está hecho polvo y estresado (también conocido como B). Si por ejemplo el que tiene la vibración más baja (B) empieza a contarle sus penas al otro (A) podría ocurrir lo siguiente:

  1. Si A es una persona bastante positiva, pero no es que sea demasiado constante (y encima hace unos días que discutió con su pareja); y B no ha tenido un buen día (tampoco es constante en su baja frecuencia), seguramente B al contarle sus problemas a A le estará volcando parte de su baja vibración y A le pasará parte de su vibración elevada, por lo que A bajará un poco y B subirá otro poco, tendiendo a armonizarse sus frecuencias.
  2. En este caso en el que A no es muy constante en su vibración elevada, si tiene la mala suerte de que B es un vampiro energético, pongamos del tipo drama-vampiro (de muy baja vibración constante), B le absorverá la energía a A sin que A pueda evitarlo, por lo que la vibración de A bajará bastante y la de B subirá sólo un poco.
  3. Si A es una persona que mantiene constante su vibración alta, cuida su manera de pensar, gestiona sus emociones y también su cuerpo con ejercicio y buena alimentación; y B simplemente está pasando una mala temporada pero normalmente es una persona bastante alegre: como la frecuencia de A es más constante, conseguirá subir la frecuencia de B sin tener que bajar su propia frecuencia.
  4. Y en el caso que un A constante se encuentre con un vampiro B de vibración baja constante, al tener vibraciones tan diferentes y ambas constantes, se creará un rechazo. Seguramente B se enfadará porque no es capaz de chuparle la energía a A (además le da rabia verlo tan feliz) y A ni siquiera se inmutará.

 

Conclusiones

Si cada uno pusiéramos interés en cuidar de su propia vibración energética, nadie podría quitarnos nuestra energía. Nos volvemos vulnerables cuando no cultivamos nuestra energía. No es algo que se aprenda en dos días, es cuestión de práctica y de ponerle atención, para eso estamos aquí para aprender juntos a hacerlo. Estamos rodeados de energía, ¿para qué robárnosla los unos a los otros?

Como siempre estamos atrayendo hacia nosotros lo que vibra a nuestra misma frecuencia, si nos mantenemos en nuestra frecuencia más alta, seremos más quien realmente somos, atraeremos la energía que necesitemos y por supuesto lo que verdaderamente deseamos. Así que:

 

Cada uno a su ritmo ¡¡vibremos juntos en armonía!!

 

Soy consciente que el tema de hoy es bastante denso, por lo que aquí tienes tu espacio para preguntar si te han quedado dudas y como siempre para hacer tus valiosas aportaciones